Ready Player One, de Ernest Cline

Nunca había sentido demasiada curiosidad por Ready Player One. Mi pareja, como fan declarado, me recomendó el libro en muchísimas ocasiones, pero yo ya había visto la película y, aunque todos sabemos que ‘el libro siempre es mejor’, no pensaba que me pudiera sorprender lo suficiente como para engancharme. Empecé un día cualquiera, sin pena ni gloria y sin grandes expectativas. El principio se me hizo un poco bola, pero al ver los diferentes escenarios que solo el libro ofrece, decidí seguir adelante. Y si, acabó gustándome. Y mucho.

Ernest Cline nos sitúa en un futuro distópico allá por el 2044 en el que el mundo ha terminado por reventar, consecuencia del calentamiento global y crisis energéticas y económicas entre otras cosas (esperemos que no sea premonitorio…). Todo es bastante descorazonador en el mundo real, por lo que la mayoría de la población mundial forma parte del mayor juego de realidad virtual de la historia: Oasis. Gracias a James Halliday, su creador, el mundo tiene un lugar mejor en el que vivir, si bien de forma completamente virtual. Pero un día, James Halliday fallece dejando tras de si una fortuna valorada en 240 billones de dólares y el control del tan aclamado videojuego y la empresa que se esconde detrás de este.  Con un vídeo de tan solo 5 minutos, Halliday comunica a todos los usuarios de Oasis que el heredero no será otro que aquel que logre encontrar un huevo de pascua que él mismo se ha encargado de esconder en alguna parte del juego. De la mano de nuestro protagonista Wade Watts o, como se hace llamar en Oasis, Parzival, y sus ciber-amigos iremos descifrando pistas y superando pruebas en la mayor aventura de la historia.

El libro al completo gira en torno a la obsesión de Halliday sobre los años 80 y personalmente, como niña de los 90, he disfrutado muchísimo todas las referencias a videojuegos, canciones, películas y personajes que el autor utiliza y créeme, son MUCHAS. Tantas, que algunas de ellas he tenido que buscarlas en Google para comprenderlas al cien por cien. El ritmo de la historia es trepidante, sin histerismos eso sí y sin dejar nada sin hilar pero con mucha acción. He de reconocer que el principio me resultó un poco aburrido porque todo me resultaba familiar al haber visto la película antes, pero no quería dejar el libro a medias y fue todo un acierto. La historia, las referencias… todo esta cuidado al mínimo detalle por lo que el autor consigue que todos los lectores frikis y no tan frikis nos enganchemos sin remedio en esta aventura que es tan original y diferente de la que acostumbramos a leer e incluso de la que hemos visto en el cine.

Lógicamente, no esperaba que la película pudiera superar el libro pero me ha sorprendido muchísimo la gran diferencia entre ambos. No voy a desvelar nada pero por momentos, me daba la impresión de que estaba leyendo sobre otra historia que nada tenía que ver con la de la película.

Yo lo he leído en inglés y a pesar de utilizar un lenguaje bastante específico con respecto informática, videojuegos y demás, si tienes un nivel intermedio deberías de poder leerlo sin complicaciones.

A pesar de ser la primera obra de Ernest Cline, Ready Player One no deja indiferente a nadie. Sin duda es original, divertido, lleno de aventuras, acción y supondrá un antes y un después en el mundo de la ciencia ficción. ¡Lo recomiendo sin ninguna duda!

Si te animas a leer Ready Player One, podrás encontrarlo aquí.

Y ahora, ¡leed insensatos!

2 comentarios en “Ready Player One, de Ernest Cline

  1. En mi opinión la única pega que le pondría es que le falta, aunque la historia transcurra en EEUU, alguna referencia a Europa o, al menos, a algún grupo musical. Por lo demás completamente de acuerdo contigo. Yo me lo leí antes qué saliera la película, así que cuando la vi en el cine, pensé: No hay color, el libro le da mil vueltas.

    • Ahora que lo mencionas, ¡no podría estar más de acuerdo! Habría sido fantástico que el autor mencionase algún país de Europa… Y desde luego, la película, a pesar de estar bastante bien, no hace justicia al libro.

      ¡Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.