Cuando pase la tormenta, de Lucía de Vicente

Me gustan casi todos los géneros literarios y disfruto de las buenas historias sin importar de qué estilo sean así que, cuando tengo mis momentos moñoños , me gusta una buena novela romántica. Hace unos años, mientras aún trabajaba en Madrid, una compañera me recomendó este libro y para ser sincera, cuando vi que era tan gordito pensé que iba a ser demasiado largo para mí y que al final iba a acabar cansándome pero resultó que me gustó bastante. Al mudarme a Londres decidí comprármelo y ha estado muerto de risa en la estantería desde entonces… hasta que hace unos días decidí releerlo. Tal y como recordaba, me ha cautivado, pero he de admitir que hay ciertos aspectos de la historia que no me han gustado tanto como recordaba.

Mary Mantley, hija del coronel Jonathan Mantley (fallecido en Irak mientras desempeñaba labores humanitarias) y fotógrafa de profesión, es destinada a Kenia para lo que parece un reportaje sobre una trama oculta en la que altos cargos gubernamentales están vendiendo animales al mejor postor. Sin embargo, todo es una estrategia para alejarla lo máximo posible de un peligro que ni ella misma conoce. En Kenia queda en manos de David Silford, su nuevo guía turístico/guardaespaldas,  propietario de una agencia de viajes en Kenia, ex agente secreto y un tipo bastante machista. Ambos se conocen desde niños y, a pesar de que han estado sin hablar durante muchos años y nunca se llevaron bien, las circunstancias les obligan a trabajar juntos, lo que desemboca en una atracción mutua difícil de manejar.

Qué bonito escribe Lucía de Vicente. Tiene una narrativa fascinante y súper atrayente. La historia es romántica, pero se trata de un romance rodeado de misterio y suspense.  Cada capítulo comienza con una entrada del diario del coronel Mantley, gracias a las cuales vamos averiguando una trama bastante retorcida que hace que en seguida nos percatemos de que hay dos temas a indagar: el pasado del coronel, y a su vez el de Mary, y la trama sobre la caza furtiva. Los personajes están muy bien caracterizados: Mary lucha por hacerse un hueco en un mundo de hombres y tiene un carácter muy determinado mientras que David es un tipo duro y manipulador que lleva muy mal que le digan lo que tiene que hacer, así que ya podéis imaginaros que los dos juntos son una bomba de relojería. Además, ambos tienen que enfrentarse a sus propios fantasmas, algo que poco a poco descubriremos que no es tan sencillo. Y todo esto, se desarrolla ni más ni menos que en Kenia. Personalmente, llevo muchos años queriendo viajar a África y he de reconocer que la manera de escribir de Lucía me ha transportado directamente al corazón de Kenia y he disfrutado como una niña pequeña toda la parte del safari, a excepción, ovbiamente, del tema de los cazadores furtivos. Sin embargo, tal y como os adelantaba, no todo me ha gustado tanto como la primera vez que lo leí. Para explicarme bien voy a dividir el libro entre, la parte ‘romántica’ y la parte ‘suspense’. Con respecto a la parte romántica, no tengo mucho que objetar. Me gusta cómo se va desarrollando el romance y como los personajes interactúan entre ellos. Quizás David me parece demasiado machista en ciertas ocasiones,  pero la actitud de Mary lo contrarresta perfectamente. Mi única pega es que hacia el final del libro, se vuelven un poco ‘cansinos’ porque les cuesta mucho ceder y dejar caer la coraza que llevan. Con respecto a la historia de suspense, que tiene un toque un tanto premonitorio sobre estos días que nos está tocando vivir, el final se me queda corto. Me habría gustado que la autora desarrollase un poco más el desenlace. Considero que es una trama bastante buena y me ‘molesta’ que todo se descubra tan rápido. A pesar de estos puntillos flacos, creo que Cuando pase la tormenta es un libro muy completo: tiene mucho romance, intriga y conspiraciones, un viaje exótico maravilloso, está escrito con muy buen gusto y en general es una historia muy bonita. También se trata de un libro un poquito denso (roza las 700 páginas) así que hay que tener en cuenta que no es un libro para pasar un fin de semana en casa, hay que dedicarle un poquito de tiempo y mimo.

Lucía de Vicente tiene otros dos libros: Lazo Eterno y Tras la estela de un sueño. Aparte de ser escritora y periodista, en la actualidad imparte cursos de técnicas narrativas y comunicación escrita en prestigiosas empresas e instituciones. Por aquí os dejo su blog para que podáis conocer más a fondo sus obras.

Cuando compré Cuando pase la tormenta, también compré Lazo Eterno y he de reconocer que también me gustó bastante. ¿Os gustaría que hiciese una reseña?

Si te animas a leer Cuando pase la tormenta, podrás encontrarlo aquí.

Y ahora, ¡leed insensatos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.