Heima es hogar en islandés, de Laia Soler

¿Alguna vez habéis comenzado a leer un libro pensando que sabíais lo que os ibais a encontrar y al final resulta que, no solo no es lo que esperabas, sino que es muchísimo mejor? Al leer la sinopsis de Heima es hogar en islandés me hice una idea bastante equivocada, pensando que se trataba de otra historia romántica más y al final acabe enamorándome perdidamente de esta historia tan maravillosa y tan llena de magia. ¡He sentido tantas cosas mientras lo leía que no se ni por dónde empezar!

Todo comienza cuando Laura, nuestra protagonista, se escapa de casa y acaba en un vuelo con destino a Reikiavik. Al llegar a Islandia, conoce a Orri, un agradable islandés que se ofrece a ser su guía turístico y, a pesar de que al principio no está segura sobre si aceptar su oferta o no, finalmente decide que está dispuesta a lanzarse a la aventura y marcharse a recorrer Islandia con Orri y el mejor amigo de este, Guðjon, que es un tanto peculiar. Pero al final, lo que parecía ser un road trip con unos desconocidos sin altas expectativas, acaba convirtiéndose en un viaje personal, lleno de fantasía y que acaba por romperte el corazón.

Parecía un libro tan sencillo que aún me cuesta creer que esconda secretos tan maravillosos y tanto cariño por parte de su autora. Se trata de una historia bien desarrollada, para nada aburrida, con una narrativa fácil de seguir, amena de leer y muy sorprendente ya que, la verdadera trama de este libro no se menciona en la sinopsis (lo siento, ¡tenéis que leerlo!). No solo el argumento está bien cuidado, sino el libro en sí: según vamos avanzando en nuestro recorrido por la isla, la escritora nos va regalando fotos e imágenes de Islandia. Me tome la libertad de preguntarle a Laia a través de su instagram (@laia.solert) si fueron tomadas por ella y me confirmó que la mayoría de las fotografías que aparecen han sido captadas por ella y su padre, imagino que durante un viaje que hizo con su familia a Islandia en el 2006, por lo que visualmente hablando, incluso para los que aún no conocemos el país, nos podemos situar fácilmente en todas las localizaciones que Laia nos describe. Pero no os dejéis llevar por las apariencias, esto no es un libro sobre Islandia, es mucho más: se trata de un viaje en el que los protagonistas se ven obligados a descubrirse a sí mismos, a unirse por un objetivo y a re-descubrir lo que significa la amistad, la lealtad y el amor incondicional aunque, con respecto a esto último, déjame señalar que si lo que estás buscando es una historia de amor, este libro, de nuevo, va mucho más allá. Los personajes son muy genuinos, tienen carácter, se complementan muy bien entre ellos, tienen su parte buena y su parte mala y llegas a conocerlos tan a fondo que incluso con sus miedos, inquietudes y sus actitudes a veces egoístas, llegas a entenderlos y quererlos tal cual son.

Es una historia llena de giros, con muchas sorpresas, escrita con mucho mimo y con un desarrollo de los acontecimientos muy interesante, además de un toque místico fascinante y emotivo que envuelve a toda la trama y un final completamente inesperado. En definitiva, un libro súper original y sorprendente que no te puedes perder. Creo que una de las cosas más bonitas que nos pueden pasar leyendo un libro es sentirlo, conectar a nivel emocional con él, y yo desde luego he tenido esa suerte con Heima es hogar en Islandés. Takk Laia por un viaje en el que no solo están Laura, Orri y Guðjon, también nos embarcamos los lectores, aunque no nos damos cuenta hasta que se nos escapa la primera lágrima.

Es el primer libro que he leído de Laia Soler y definitivamente no será el último. Tiene una forma de escribir muy especial y espero seguir encontrando historias tan sorprendentes y emocionantes en el resto de sus obras.

Si todavía no has leído Heima es hogar en Islandés, podrás encontrarlo aquí.

Y ahora, ¡leed insensatos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.