La mecánica del corazón, de Mathias Malzieu

Hace más de 9 años que compré este libro y la verdad, lo leí con tantas ansias que no supe apreciarlo. Te pilla en ese momento de auge, en el que todo el mundo habla sobre él, estas deseando leerlo y como es cortito piensas, esta noche me lo leo. Y claro, esa noche me lo leí y, aunque me gustó, no me encantó. Hace dos días volví a darle una oportunidad después de todos estos años. Sí, me ha encantado.

En la noche más fría de la historia, en la ciudad de Edimburgo, en lo alto de una colina, nace Jack, nuestro protagonista y narrador. Por desgracia, nace con el corazón dañado por el frío, por lo que se lo reemplazarán por un reloj de madera. Para que funcione, solo tendrá que seguir estas reglas durante toda su vida:

Uno: NO TOQUES LAS AGUJAS

DOS: DOMINA TU CÓLERA

TRES: NO TE ENAMORES NUNCA

Sin embargo, a pesar de que la mecánica de su corazón depende de seguir las reglas, Jack se embarcará en una aventura que le llevará hasta Andalucía por amor.

La palabra más acertada para describir este libro es: ‘dulce’. Hay mucha dulzura en la pluma del autor, en la historia, en el protagonista… Se trata de un cuento gótico disfrazado de novela, con un aire a cuento de hadas, repleto de metáforas y tintes melancólicos. Este libro está cargado de significado, así que no dejéis que las ansias os hagan leerlo con rapidez y dedicarle tiempo para poder saborearlo, no hagáis lo que hice yo hace unos años. También tiene muchos giros y saltos temporales que, aunque son fáciles de seguir, si los leéis demasiado rápido puede que os perdáis el fin de los mismos y os rechine un poco el relato. La historia está narrada en primera persona, por lo que podremos ponernos en la piel de Jack, un protagonista bastante delicado al que seguiremos a lo largo de su vida. Él es consciente de sus limitaciones y sabe que es lo que tiene que hacer, pero también necesita seguir su corazón a pesar de las consecuencias que puedan tener sus decisiones, por lo que experimentará amor, frustración, celos… y todo esto mientras aprende a controlar la mecánica de su corazón artificial. Lady Acacia, su gran amor, es una bailarina con una actitud un poco fría que vive en el limbo entre querer y no querer a nuestro protagonista, así que, si le cogéis cariño a Jack, ella no os va a caer nada bien. Pasaremos por escenarios muy diferentes, todo descrito con prosa tétrica, lo que le confiere un aire muy poético y soñador al libro. Mi única pega es que el autor tiende a enrollarse un poco describiendo los pensamientos de Jack, divaga en exceso y eso le da un poco de pesadez al ritmo de la historia porque se vuelve un poco repetitiva, aunque entiendo porque lo hace, ya que hay que tener en cuenta que nuestro protagonista ha sido criado con la idea de intentar no sentir nada que pueda sobresaltar su corazón y no sabe cómo gestionar todos los sentimientos que va experimentando. A mí me ha gustado mucho, creo que el autor es capaz de crear algo precioso, lleno de sueños e ilusiones en un ambiente tétrico y desolador, pero creo que no es el tipo de libro que se puede recomendar a cualquiera, ya que es un estilo muy concreto y muy diferente que no gusta a todo el mundo. Es un libro muy poético, con mucho romanticismo, muy intenso con los sentimientos y con un ambiente muy oscuro… Mucha gente acaba desilusionada con La mecánica del corazón porque acaban aburriéndose de tanto amor, tanta intensidad y tanto aire de poesía. Yo se lo recomendaría a aquellos que disfrutan de este estilo narrativo o que ya conocen al autor y han acabado con buen sabor de boca.

Mathias Malzieu es un escritor  y cantante francés. Cuenta con varios libros muy conocidos a sus espaldas, entre ellos La alargada sombra del amor, Metamorfosis en el cielo y Una sirena en París. También goza de mucha fama en Francia junto con su grupo de rock Dionysos, conocidos por su excentricidad. Por aquí os dejo el tema mecanique du coeur de la banda.

Si te ha llamado la atención La mecánica del corazón, solo tienes que pinchar aquí para hacerte con él. Si ya lo has leído, ¡cuéntame! ¿Qué te ha parecido?

Y ahora, ¡leed insensatos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.